miércoles, 10 de febrero de 2010

Nos faltarán las lágrimas. Sobre crisis económica y cambio político en España

Por supuesto, es falsa y ridícula hasta lo miserable la caricatura en trazo grueso dibujada por la oposición conservadora de la gestión gubernamental, que descarga sobre Rodríguez Zapatero culpas que en justicia corresponden a los grandes especuladores globales o a las autoridades de vigilancia financiera de todos los países desarrollados [...]. Pero por desgracia para Rodríguez Zapatero, las miserias de esta oposición ultramontana, ruin y mendaz ni ocultan ni excusan sus propias miserias, cuya mera enumeración hiela la sangre y el entendimiento, y cuyo común denominador es una persistente incapacidad para tomar precisamente aquel tipo de decisiones que sus electores esperábamos de él cuando le votamos: decisiones de izquierdas. Las mismas que en materia de derechos civiles, reorganización territorial del Estado o política exterior hicieron de su primer y brillante mandato el mejor tiempo de nuestra historia política desde la II República, pero que, ante el embate de la crisis, no ha sabido extender al plano de la economía, el empleo y los derechos sociales. Así, tras del sonsonete promocional, cada vez más vacuo e increíble, de que "los trabajadores no pagarán el coste de la crisis", no hay sino una lista interminable de concesiones a la banca, a la patronal, a los especuladores...

Seguir leyendo en Kaosenlared

Seguir leyendo en Rebelión