viernes, 7 de agosto de 2009

El desafío y la esperanza. Notas sobre el futuro de la izquierda en España

Resulta doloroso comprobar como, aún tras su fracaso en las elecciones europeas y con estas irrefutables explicaciones causales sobre la mesa, ninguna de las fuerzas políticas progresistas se haya puesto seriamente a la tarea de invertir estas tendencias que amenazan, como ya indican todas las encuestas, con otorgar sendas victorias al Partido Popular en los comicios municipales y autonómicos de 2011 y generales de 2012. Por un lado, el Partido Socialista no se da por enterado del justísimo castigo recibido por su enroque hacia el centro-derecha tras la reelección de Rodríguez Zapatero en 2008 y por su gestión mediocre y paniaguada de la crisis económica, en la que sus reiteradas declaraciones de apoyo a la clase trabajadora y los más desfavorecidos se ven severamente desmentidas por nefastas políticas de apaciguamiento con el gran capital, en uno de los países de Europa que menos invierte en bienestar y protección social y que mantiene uno de los niveles más altos de desigualdad salarial (sin mencionar nuestros vergonzosos liderazgos en materia de fraude fiscal, empleo sumergido, degradación medioambiental...). Por otro lado, ni Izquierda Unida ni el resto de fuerzas a la izquierda del PSOE parecen decidirse a abordar, de una vez por todas, un proceso de convergencia capaz de poner en valor, en las urnas y en las calles, una importante bolsa de voto transformador que podría servir, actuando de forma inteligente, cohesionada y solidaria, mano a mano con el sindicalismo combativo, los movimientos sociales y la cultura progresista, como necesario contrapeso a las tendencias más pacatas y entreguistas del centro-izquierda, y potente acicate para impulsar políticas económicas y sociales más justas, atrevidas y eficaces.

Seguir leyendo en Kaos en la Red

Seguir leyendo en Extremadura al Día