martes, 18 de noviembre de 2008

Tantos silencios, tanta mano dura... Sobre las multas a los manifestantes anti-Almaraz del 14/09/08

¿Son estas multas un aviso a navegantes dirigido al expansivo y vibrante tejido social extremeño? ¿Se trata de devolver la bofetada por la manifestación del 7 de septiembre en Mérida, de extender como modelo para toda la región la mano dura represiva de Ropero en Villafranca contra la PCRN, o de Calle en Mérida contra la Asamblea de Parad@s y Precari@s? ¿Hay nervios en las eléctricas por la contestación social que puedan tener las renovaciones de licencia de actividad de Garoña y Almaraz? ¿Hay nervios en la Junta por la tributación de la central en la región, que piensan obtener como compensación porque los extremeños sigamos viviendo otros diez o veinte años con una bomba atómica debajo del culo, y generando unos residuos nucleares que a alguien le tocará después enterrar debajo de su casa? ¿El movimiento anti-nuclear, cuyos objetivos fueron enarbolados como programa electoral por el PSOE de Narbona y Caldera, es ahora un escollo para el giro pro-nuclear del PSOE de Sebastián y Garmendia? ¿Se vuelve incómodo hablar de desarrollo sostenible, de cambio climático, de principios de precaución... conforme el lobby neoliberal incrustado en el Consejo de Ministros sigue desmantelando los cuatro (excelentes) años de ministerio de Cristina Narbona, autoriza la Refinería Balboa, renueva las licencias de Garoña y Almaraz...? ¿Es emplear la mano dura represiva contra el movimiento ecologista el reverso tenebroso de la luminosa campaña publicitaria del lobby atómico y petrolero?

Seguir leyendo en Kaos en la Red