miércoles, 10 de septiembre de 2008

Candidato Barack Obama

El presidente de los Estados Unidos es el líder de un imperio que, como cualquier otro imperio de la Historia, ha tenido, tiene y tendrá siempre en el ejercicio arbitrario de la fuerza uno de los más inequívocos rasgos de su identidad. El presidente de los Estados Unidos ha sido, es y será invariablemente elegido con el apoyo de amplios sectores del gran capitalismo norteamericano y la aquiescencia de los generales del Pentágono. El presidente de los Estados Unidos jamás será, como tampoco lo fueron nunca ninguno de los emperadores de Roma, un santo, un pacifista o un revolucionario. Aunque, recordemos, Roma fue gobernada en un tiempo por Nerón, pero también en otro por Marco Aurelio. Y tanto se parecen los mandatos gemelos de Nerón en Roma y de Bush en Washington, que no es de extrañar que el mundo mire a los ojos de Barack Obama buscando, como la buscábamos los millones de espectadores de su discurso de Denver, la esperanza de un nuevo tiempo de Marco Aurelio.

Seguir leyendo en Kaos en la Red