miércoles, 23 de julio de 2008

Envenenar la tierra. Apuntes sobre la energía nuclear

Pero nada resulta tan ofensivo para la moral y para la inteligencia como el tercamente reiterado pseudo-argumento de que la energía nuclear es "una solución" al problema del cambio climático. Sin duda, es cierto que las centrales nucleares no provocan emisiones de CO2 a la atmósfera. Pero, ¿es que el CO2 es el único agente contaminante existente y sus emisiones son el único problema medioambiental que deba preocuparnos? Es una lógica perversa, la misma que nos propondría invertir en fábricas de napalm para frenar la producción de minas antipersonales. La alternativa más razonable a asfixiar al planeta no puede ser envenenarlo.

Seguir leyendo en Kaos en la Red